Regreso, huida

Y regresaron. Sin esperarlo y por sorpresa, como casi siempre. Volvieron los humanos en el estómago que sienten las mariposas cuando se enamoran. Se dejaron ver de nuevo el aroma a flores y las notas sublimes. Quisieron exponerse, con vehemencia y con todo el descaro posible. Hasta que de nuevo se escondieron. Se perdieron. Quedaron relegados al baúl de la abuela. Dormitaron para esperar otra ocasión propicia, otro momento. Quizá, otro lugar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s