Fieras

Dediqué tanto tiempo
a amansar a las fieras
-acariciándolas con estas dulces manos
de amargura-
que ahora se me rebelan
y salen en estampida
por el primer hueco
de la primera valla
que olvido abierta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s