Alas

Nos las rompieron. Demasiadas veces, demasiado fuerte. Y a demasiadas. Nuestras alas se fueron quedando en rincones cada vez más escondidos, mutiladas, a la espera de una ventana por la que llegara un aire lo suficientemente fuerte para volver a levantarlas. Pero durante mucho tiempo no se podía. Pesaban demasiado, estaban sin plumas y en carne viva. Hasta que decidimos volver a por ellas y ponérnoslas. Con esa sangre seca que todo lo embadurnaba pero que olía a pasado recomponiéndose sobre los huesos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s