La muela

Ayer me quitaron la muela del juicio.
Reconozco que iba con miedo, pero fue mucho peor de lo que esperaba.
Cirugía oral, decía la cita.
Cirugía mental resultó.
Salí de consultas externas y externalicé el cerebro.
Exodonocia del cordal 28. Los efectos temidos.
Al salir del hospital hablé de denuncias falsas, de fronteras necesarias, de pobres por elección.
Me fui directa al Black Friday. Llené bolsas y bolsones.
Invertí mis pocos ahorros en un Lamborghini a plazos.
Decidí meterme en política.

Me extrajeron la cordura.
Y aquí sigo desdentada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s