La cena

Algo más. Algo más que un cuerpo con nombre, apellidos y número de identificación.

Más que ropa reusada y falta de contrato.

Masticas la infracción ya sea en casa o en la acera.

Tu registro te delata. O aún más fácil: no hay registro.

¿Deseos, dolores, heridas sin sutura también suman?

Para ellos solo es carne: negra, roja, amarilla o amoratada. Pero carne.

Carne infectada que llega para perturbar su cena.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s