Garras

Aprendiste con las garras
y el dolor
cuando el sol ni siquiera
era amarillo

buscaste una mano
de veinte dedos
para asirte con
brío y al menos
anclarte
porque nadie auguraba
un viaje de -solo-
vuelta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s