Minientrada

Vengo de la nieve, del huracán y el miedo.

He recorrido todos los lugares en los que se puede correr peligro.

No ha habido ocasión de calentar la carne antes del temporal.

Era un temporal amigo y, a la vez, nuevo.

Como vengo de la nieve, no me detiene nada.

Si aparece un león en medio de la tarde, le saludo y doy media vuelta.

O desgarro su cuello mientras le abrazo.

He aprendido de los mejores.

Pero la nieve.

La nieve es una vieja conocida del silencio.

En eso nos parecemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s