Palabras malsonantes, soeces, groseras o vulgares. Las llamen como las llamen, a veces son la forma más precisa de expresar lo que queremos. La tiranía de lo políticamente correcto y el buen gusto agota. Lo refinado, lo respetuoso, lo tiernecito y edulcorado pueden...

Alguien a quien solía conocer me habló una vez de pájaros bailadores, de ritos, de sorpresas y celebración. Me habló de nuevos lugares, de indicios, del calendario, de música mágica, hipnótica, frenética. Me habló y me habló y yo bebí de ese afluente de buenos...